La Ciudad y los Perros

La ciudad y los perros  es una novela escrita por el autor peruano Mario Vargas Llosa, publicada en 1963. La novela describe la vida de unos adolescentes que tratar de sobrevivir en la escuela militar peruana, en medio de un ambiente hostil y violento.

Resumen de La ciudad y los perros 

La novela comienza con cuatro cadetes jugando a los dados en las habitaciones de la escuela militar Leoncio Prado en la ciudad de Lima, en Perú. Están jugando a ver quién va a robar un examen de química que tendrán próximamente.

Estos chicos forman un grupo llamado “El círculo”, conformado por Porfirio Cava, Gamboa “Boa”, Alberto “poeta” Fernández y el líder, Jaguar, a quien se le ocurre el plan. Al final Porfirio pierde el juego y es enviado a robar el examen, mientras trata de cometer el robo, rompe una ventana. Los oficiales de la escuela averiguan lo que ha pasado, más no saben quién lo ha hecho. Así que deciden confinar en las barracas a todos los cadetes que estuvieron de guardia ese día. Cuando el ladrón confiese, todos los chicos serían liberados.

Los cadetes de la academia, en diferentes momentos, cuentan sus historias, describiendo sus vidas en la academia premilitar. Muchos de ellos extrañan a sus familias. Algunos fantasean con chicas de las que se habían enamorado, como Ricardo Arana, conocido como “el esclavo” por su temperamento no agresivo. Jaguar, el tipo duro residente, admite que anduvo con un grupo de ladrones en el pasado y parece haber tenido una vida particularmente dura. Fue enviado a Leoncio Prada para reformar sus costumbres luego de ser atrapado robando.

la-ciudad-y-los-perros

Después de muchas semanas, los niños todavía están en confinamiento; Ricardo finalmente se rompe. Él le dice a los oficiales que robaron la prueba, por lo cual es recompensado con una licencia por la tarde.

Porfirio es suspendido de la academia por su participación en el robo. Jaguar, indignado de que uno de los muchachos haya chillido, decide vengarse del culpable. Durante un ejercicio de entrenamiento de combate un par de días después, hace exactamente esto, disparando a Ricardo en la cabeza y matándolo.

Inesperadamente, la investigación sobre el asesinato de Ricardo no revela nada. Los oficiales de la academia atribuyen la muerte de Ricardo a sí mismo: era torpe y de alguna manera logró pegarse un tiro.

De hecho, los oficiales quieren evitar un escándalo; mienten para evitar traicionar su propia negligencia en el período previo a las elecciones locales. Alberto no cree la historia, sospechando que Jaguar, quien después de todo había prometido encontrar la snitch, es el asesino.

Alberto notifica al teniente Gamboa de su teoría, con la esperanza de encontrar justicia para su amigo muerto. Él habla de muchos otros problemas que también abundan entre los cadetes: fumar, beber, pelear, robar y ausentarse.

El teniente Gamboa decide convocar una investigación sobre las acusaciones de Alberto. Efectivamente, los investigadores encuentran cigarrillos, alcohol y otras pruebas que respaldan las afirmaciones de Alberto. Para su sorpresa, el teniente Gamboa es castigado en lugar de recompensado por sus superiores por sus hallazgos: solo traerán vergüenza a la academia. La reputación de Leoncio Prado es más importante que los delitos menores de los niños: es aún más importante que sacar a la luz al asesino de Ricardo.

Las cosas no van bien para Alberto después de su denuncia. Los funcionarios, al descubrir que ha estado escribiendo historias pornográficas para otros cadetes a cambio de un pago, usan esto para chantajearlo en silencio. Lo colocan en una celda con Jaguar, y allí acusa a Jaguar, en su cara, de matar a Ricardo. Jaguar ataca a Alberto, hiriéndolo gravemente.

Los otros cadetes sospechan que Jaguar es la razón por la cual los funcionarios de la academia han estado buscando en sus cosas, y que posteriormente han sido castigados. Sin embargo, Jaguar se niega a confesar, ya que va en contra de su código personal de honor.

Finalmente, Jaguar admite que le disparó a Ricardo. Sin embargo, para entonces, el teniente Gamboa no puede hacer nada; ha sido reasignado a otro puesto avanzado. Su ubicación remota es un castigo por su intromisión. Alberto, persuadido para que retire sus cargos, se gradúa como siempre. Jaguar nunca es castigado por su crimen y, de hecho, prospera después de abandonar la escuela; se casa y toma un trabajo en un banco.

La descripción de Llosa de Leoncio Prada es mordaz en su énfasis implacable en la disfunción de la academia y la corrupción absoluta. Sin embargo, aparte de eso, ha atraído una atención considerable por la estructura inusual pero fluida de La ciudad y los perros, que no es lineal y es contada con frecuencia por narradores no identificados. Uno de estos resulta ser Jaguar al final de la historia, lo que complica la representación de él entregado hasta ese momento.

Género Literario

La ciudad y los perros se considera del género de la novela, que a la vez entra en el subgénero de la ficción, ya que es un relato lleno de tensiones y de historias entrelazadas cuyo desenlace se da al final de la narración.

La ruptura de la línea de vida con el mundo exterior se convierte en el catalizador de la novela; prueba las asociaciones, relaciones y lealtades que se habían establecido y sobre las cuales se construyó el Círculo e impulsa a los personajes a actuar de manera que expresen su verdadera naturaleza.

Personajes

Principales

  • Alberto el Poeta: capta la simpatía del lector al comienzo del libro. Un pensador en lugar de un hacedor, debe sobrevivir a través de su inteligencia e ingenio en el entorno escolar duro.
  • Jaguar: un ladronzuelo y delincuente, impresiona al lector con su fuerza, con su control y liderazgo sobre los otros niños.
  • Ricardo el Esclavo: es la víctima profesional, que actúa como presa incluso para su mejor amigo, Alberto. Sus reacciones, e incluso su destino, son algo predecibles, en la medida en que sirve como chivo expiatorio de todo lo que está mal o sale mal en la escuela.
  • Gamboa: el buen soldado rígido disciplinario y estoico es, en el fondo, un individuo decente, justo y amoroso, dedicado a su familia y a los mejores ideales de la vida militar.
  • Porfirio Cava: cadete de la Academia Militar Leoncio Prado en Lima, Perú. Un montañés con antecedentes campesinos, ha elegido asistir a la academia porque planea una carrera en el ejército.

Secundarios

  • Teresa: el único personaje femenino desarrollado de la novela. De hecho, parece existir, en parte, para unirse y tal vez igualar emocionalmente a los tres personajes principales de la novela, Alberto, Jaguar y el Esclavo, para servir como el contrapunto deseable de “buena chica”, como la fantasía ideal de los adolescentes.

Símbolos dentro del Libro

La novela es una crítica mordaz de la hipocresía y la corrupción de la sociedad peruana en general, de la cual Leoncio Prado es un microcosmos, y de su establecimiento militar en particular. Los acontecimientos del libro ocurren durante la verdadera dictadura del general Manuel Odría, quien gobernó Perú durante ocho años a partir de 1948, después de un golpe militar. Aunque la novela apareció varios años después del régimen de Odría, su publicación tocó un nervio crudo; La novela fue atacada como antipatriota y, presumiblemente, se quemaron varias copias en el patio del Leoncio Prado.

Donde comprar o descargar el libro en pdf para leer

Puedes disfrutar del libro obteniéndolo a través de amazon.es:

Comprar La Ciudad De Los Perros En Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba