La Civilización Del Espectáculo

La Civilización del Espectáculo es un ensayo de Mario Vargas Llosa publicado en el 2012, donde el autor peruano reflexiona sobre la cultura en la sociedad de hoy, su historia, su función y, lo que él, piensa es la decadencia de la cultura en la sociedad contemporánea.

Índice()

    Resumen y Análisis

    Es un ensayo donde Mario Vargas Llosa reflexiona críticamente sobre la decadencia cultural de hoy día, donde ésta ha dejado de ser el compendio de saberes, conocimiento y valores para recrear la sociedad, para convertirse en un medio de entretenimiento y consumo para sujetos ávidos de evadir la realidad.

    Sinopsis de La Civilización del Espectáculo

    Es un libro extenso que se pasea por diversos ángulos del significante “Cultura” para nuestra cultura occidental. La sinopsis que te ofrecemos, la dividimos con bases en los diferentes ejes temáticos que Vargas Llosa desarrolla para exponer sus pensamientos.

    Definición de Cultura

    la civilización del espectáculoEl autor plantea los cambios que ha sufrido el término cultura en los últimos tiempos, tomando como base diferentes ensayos que hablan sobre el tema. En este primer momento se dibuja el panorama general de lo que es la cultura, hoy día.

    En primera instancia, Vargas Llosa contrapone dos ensayos importantes como fuente fundamental de sus tesis, por un lado, un trabajo de T.S. Eliot (Notes Towards the Definition of Culture), donde plantea cómo, originalmente, la cultura era considerada el patrimonio de una élite y que al pretender popularizarla aquella se vuelve superficial, y por el otro, la respuesta de G. Steiner contra el ensayo de Eliot, quien le reclama haber evadido las consecuencias de las dos guerras mundiales, entre ella, el holocausto.

    Otro de los ensayos sobre los que se basan las ideas que Vargas Llosa expone en este libro es La Sociedad del Espectáculo de Guy Debord, marxista de la corriente situacionista, que argumenta que la vida contemporánea tiene existencia y sentido sólo si es tocado por el espectáculo, signada por las leyes e innovaciones del mercado, los mass media y lo que hoy llamamos el show-business; basado en es esto, Vargas Llosa afirma que el consumidor de hoy es un consumidor de ilusiones.

    Con el fin de configurar sus bases teóricas, el autor suma a estos importantes ensayos, el trabajo de G. Lipovetsky y J. Serroy, La cultura-mundo. Respuesta a una sociedad desorienta donde se sostiene la entronización de una cultura global, en la que el fin de la cultura era base de la transformación de la sociedad, hoy ha mutado al único objetivo de entretener y evadir las responsabilidades que la sociedad le exige a los sujetos con la industria del entretenimiento, llevándolo al más extremo individualismo.

    Aunque, sobre el individualismo, Vargas Llosa está relativamente en desacuerdo, ya que observa que si bien se actúa sobre el individuo en su condición aislada, de lo que se trata es de llevarlo un comportamiento colectivo, aunque estereotipado.

    Para cerrar esta sección, el autor analiza la obra Cultura Mainstream de F. Martel, quien detalla cómo la admiración por las bellas artes han sido relegada y sustituida por los productos de la industria del entretenimiento; y ha condicionado a las masas a consumir sólo diversión y tener una posición de rechazo contra lo que representa un pensamiento complejo, incluso considerándolo malo.

     Caracterización de la sociedad de hoy

    Luego de haber sentado las bases teóricas que transversalizan su análisis, el autor hace una caracterización de la sociedad contemporánea, donde las artes y la cultura de la complejidad ha sido tirada al traste, principalmente, por la prensa amarillista que banaliza las crisis del hombre de hoy, convirtiéndola en productos de consumo, a saber: el chisme, el voyerismo y el escándalo, y donde la cantidad de estos productos va en detrimento de la calidad de la información. Por ejemplo, los modistos y sus escándalos, tienen hoy más valor que un científico o un intelectual. Asimismo analiza cómo esta sociedad de la evasión tiene como pináculo el consumo de las drogas de abuso.

     La religión en occidente

    Describe como la iglesia cristiana ha venido siendo sustituida por el laicismo o por cultos alternativos de otras latitudes. Afirma Vargas Llosa, en este capítulo, que el ser humano requiere de la religiosidad por la tranquilidad que le otorga la trascendencia.

     Sobre la política

    Hace notar cómo, cada día, el mundo de la política ha sido permeado para dar entrada a personajes del show-business, qué sólo por su fama llegan a gozar de la popularidad que les permite ser objeto de la confianza de los votantes. Asimismo muestra cómo actores, cantantes e influencers, han eclipsado la figura de los intelectuales, quienes cada día inciden menos sobre la sociedad de hoy.

     El sexo

    Vargas Llosa describe como con la liberación de los prejuicios y tabúes, ha banalizado el acto sexual, y que, sin embargo los crímenes sexuales aún permanecen abultando las estadísticas. Para el autor, el acto sexual debería ser considerado como una obra de arte, pero esto no es posible, precisamente por su banalización, en el seno de las nuevas generaciones.

     La influencia del periodismo

    El autor desnuda el papel del periodismo en la sociedad de hoy que se fundamenta en la acumulación de lectores con base en el entretenimiento, el chisme y el escándalo, más que en la defensa de la verdad y de la profundidad en la investigación de los temas.

    Revisión de la historia de la cultura

    Luego de caracterizar a profundidad los rasgos de la cultura de hoy, Vargas Llosa vuelve a retomar el término cultura, pero a la luz del desarrollo histórico de este significante. Muestra cómo, el conjunto de sus acepciones, tienen en común la conservación de un acervo de ideas, saberes y principios de quienes la construyen. Hace notar que, en el presente, este concepto se ha disuelto en su masificación.

    La educación

    El autor reflexiona sobre la pérdida de autoridad que ha sufrido la figura del maestro en la educación pública, lo que ha traído como consecuencia un debilitamiento de la efectividad de este sector, y que es, entonces, la educación privada, la encargada de formar a los líderes políticos y culturales del futuro, lo cual tiene implicaciones éticas importantes.

    El erotismo

    Retoma el tema sexual desde la visión del erotismo en oposición a la muerte. Habla de que éste ha sido aplastado por una supuesta naturalización de la sexualidad, que priva a los sujetos de la discreción y el pudor necesarios para sostener el acto erótico. Vargas Llosa, muestra los contrastes de la cultura occidental con respecto a la cultura islámica, quien como reacción ante la ausencia de límites en la sexualidad, ha tenido que recrudecer sus mecanismos de represión; aunque no sólo en el erotismo, sino en muchos aspectos de su cultura.

    Cultura y Política

    Vargas Llosa reflexiona sobre la relación que ha tenido la cultura con la política y una vez más evalúa cómo el detrimento de la cultura ha hecho que las influencias de desarrollo que alguna vez llegó a tener sobre la política, se ha perdido; por lo que no nos debe extrañar que la política se haya desprestigiado tanto, no sólo por la corrupción, la mentira y las guerras, sino por ser un nido de mediocridad y perversiones. Dentro de este tema, también se analiza la lasitud de la relación entre los ciudadanos y las leyes.

    Crisis de las religiones

    Aquí se analiza la crisis de las principales religiones del mundo. Por un lado, reflexiona sobre el crecimiento y fortalecimiento del Islam. Por otra parte, nos habla de la crisis del catolicismo basado en el descrédito que han generado los escándalos de pedofilia y violaciones de sus sacerdotes, poniendo en tensión si la educación debe ser absolutamente laica o si debe mantenerse la educación religiosa pero a la luz de la situación actual.

    Conclusiones sobre la cultura

    En el cierre de este libro, con un cierto tono pesimista, Vargas Llosa admite el triste papel de la cultura de hoy, que lejos de ser base para la reflexión, la crítica y la trasformación, tanto de las ideas como de la sociedad, se ha convertido en el vehículo más efectivo de evasión de la sociedad.

    Género literario

    Se trata de un ensayo de carácter racional especulativo, con base en una investigación documental.

    Frases dentro del libro

    • “La cultura se transmite a través de la familia y cuando esta institución deja de funcionar de manera adecuada, el resultado es el deterioro de la cultura”
    • “En la civilización del espectáculo, el intelectual sólo le interesa si sigue el juego de moda y se vuelve bufón”
    • “Los hombres se empeñan en creer en Dios, porque no confían en sí mismos.”
    • “Tal vez en ninguna otra actividad se haya ido estableciendo una frontera tan evidente entre lo animal y lo humano como en el dominio del sexo”
    • “La frivolidad consiste en tener una tabla de valores invertida o desequilibrada en la que la forma importa más que el contenido”.

    Importancia en la literatura

    Es un ensayo profundo sobre el estatus de la cultura que atañe a todos los artistas, porque pone en tela de juicio su rol en la sociedad, en tanta sociedad consumista. Por ello, es una lectura obligada, para la crítica y autocrítica, por todo aquel que desarrolle un oficio artístico, y muy particularmente un escritor o escritora.

    Comprar La Civilización del Espectáculo en amazon

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir