La Tregua

La Tregua es una novela breve escrita por Mario Benedetti en 1959, que cuenta la vida de Martín Santomé, un hombre de mediana edad, viudo, que vive con sus hijos, espera su jubilación y se involucra en una inesperada relación amorosa con Laura Avellaneda, una compañera de trabajo a quién Martín dobla la edad.

Sinopsis del libro La Tregua

la tregua

Los hechos de esta novela ocurren en la capital uruguaya, Montevideo; se presentan como un diario personal escrito por el protagonista, Martín Santomé, un hombre de 49 años, viudo, quien espera pacientemente su retiro mientras ve por sus hijos Blanca, Jaime y Esteban, con los que no tiene muy buenas relaciones debido a una excesiva entrega de Martín por su trabajo.

En el diario, Santomé narra su vida anodina desde el lunes 11 de febrero de 1958 hasta el viernes 28 de febrero de 1959, con la pequeña tregua o paréntesis de emoción que significó enamorarse de Laura Avellaneda, su muy joven compañera de trabajo.

La relación entre Laura y Martín, día a día, va de menos a más hasta convertirse en un hermoso amor, que lleva a Martín a alquilar un apartamento para sus encuentros con Laura. Encuentros felices nutridos de emociones que van más allá de los aspectos meramente sexuales.

Martín decide pedir matrimonio a Laura, pero sus planes tendrán que posponerse cuando, repentinamente, ella deja de asistir al trabajo por problemas de salud. Por esta causa, los relatos del diario se ven interrumpidos y espaciados. No es halagüeño el destino del amor entre Martín y Laura.

Sin embargo, Martín, relata su regreso a la vida sin Laura, otra vez anodina y monótona en su trabajo y en el marco de una incipiente vejez que le augura mucha soledad.

Martín reflexiona sobre lo que podría ser un sino divino y la tregua llena de felicidad y emociones que le deparó su amor por Laura.

Género literario

Mario Benedetti pertenece a un grupo de escritores que se inscriben en lo que se conoce como la Nueva Vanguardia Latinoamericana, nacida en las postrimerías de los años cincuenta, constituida por escritores de izquierda, por lo general exiliados, debido a las dictaduras militares de sus países; y que se proponen una reformulación del género Realismo Social, imbuyéndolo en una estética, en algunos casos intimista, con la experimentación de nuevas formas narrativas alejada de las formalidades clásicas.

La Tregua cumple con dichas cualidades, dado que formalmente es expuesta como un diario personal, lo cual constituye una forma alternativa de narrar. El protagonista no es el clásico héroe épico, sino un hombre normal, perteneciente a clase media del funcionariado público uruguayo; sus peripecias no son epopeyas sino más bien actos ordinarios, no hay grandilocuencias.

Empero, la narrativa aparentemente minimalista, llena de diálogos simples, desentraña las complejidades humanas más profundas entre las relaciones del ser contemporáneo con el amor, Dios, los hijos y la muerte.

Al igual que lo hace con su poesía, Benedetti es capaz de introducirnos en la intimidad de sus personajes con una poética narrativa casi naturalista, pero profundamente hermosa.

Personajes principales

  • Martín Santomé. Protagonista de la novela, 49 años de edad, cabellera gris y servidor público. Espera con ansias cumplir sus 50 años, y con ello, su retiro laboral. Viudo, convive con sus tres hijos, con quien sostiene difíciles relaciones interpersonales. En el trabajo, se enamora y sostiene un hermoso romance con una compañera de trabajo mucho más joven que él, Laura Avellaneda, quién le otorga una felicidad inusitada. Un fatídico destino trunca este amor. En el camino, Martín va mejorando sus relaciones con su hijo Esteban y su hija Blanca, lo cual no ocurre con Jaime, otro de sus hijos.
  • Laura Avellaneda. Protagonista femenina de la historia de La Tregua. Cuenta con 24 años de edad. Se enamora de Martín paulatinamente. Pese a sus inseguridades interiores, sostiene su amor por Martín sin miramientos respecto a la brecha generacional ni a las habladurías de los demás.

Personajes secundarios

  • Blanca. Hija de Martín y pareja de Diego. Llega a hacerse amiga de Laura. Es la hija que tiene mejores relaciones con su padre.
  • Esteban. Hijo de Martín. Se narran importantes discusiones entre Esteban, tanto con Martín como con su hermano Jaime. Su relación con Martín es fría y distante, pero mejora un poco cuando Esteban enferma y su padre le atiende.
  • Jaime. El menor de los hijos de Santomé. Gay. Muestra importantes conflictos con sus hermano Esteban y con Martín, su padre. En un punto de la novela, se marcha de la casa. Pese a que es el hijo con quién mejor se relaciona Martín, su relación se enturbia en un inesperado giro.
  • Isabel. Esposa muerta de Martín. Fallece con el nacimiento de Jaime, por un ataque de eclampsia. Es un personaje de referencia que Martín recuerda de manera constante, sobre todo cuando establece su relación con Laura.

Símbolos dentro de La Tregua

Muchos críticos concuerdan en asegurar que La Tregua es una apología a las segundas oportunidades, al optimismo y al amor simple y puro.

De igual modo es símbolo de la introspección reflexiva del hombre contemporáneo por saber qué o quién es.

Martín encarna el funcionariado público del mundo moderno occidental, mientras que Laura encarna el ímpetu de la juventud que se ve cercenado por la dinámica de la modernidad.

Los avatares de los personajes son una reflexión sobre la dialéctica entre el destino y la voluntad, entre lo humano y lo divino, entre la vida y la muerte.

La espera de la jubilación, parece simbolizar esa esperanza a la libertad que el hombre de hoy anhela.

Hay autores que ven en La Tregua las metonimias oficina/país, jefes/presidentes, empleados/pueblo.

Frases célebres dentro del libro

  • “Logré aburrirme de mí mismo, y de mi paciencia”
  • “La más horrorosa manera de la soledad es aquella de la cual ni siquiera se cuenta con uno mismo”
  • “¿Por qué las palmas de mis manos parecen tener más memoria fiel que mi propia memoria?”
  • “Si alguna vez pienso en suicidarme lo haría un día domingo, es el día que más desaliento me causa”
  • “Al hablar de la muerte existe una forma de reflejo automático, y por eso pude ver mi sucia soledad, lo que estaba quedando de mí, que ya era bastante poco.”

Importancia en la literatura

Junto con otros libros de su generación, La Tregua es un aporte más al conglomerado de nuevas formas narrativas y temáticas de su tiempo que ponen en tensión lo íntimo y lo social. Una narrativa con visión social sin descuidar lo existencial, una poética de lo cotidiano que embellece lo simple para vehiculizar la complejidad humana que sostendrá las luchas emancipadoras de la segunda mitad del siglo XX, alejándose de una contemplación romántica y acrítica de la realidad.

Comparar La Tregua en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba