Silvia Y Bruno

Silvia y Bruno, una novela repleta de fantasía, inspiración del escritor británico Charles Lutwidge Dodgson, mejor conocido por su seudónimo Lewis Carroll. La novela se divide en dos volúmenes, el primero lo publicó en el año 1889 y se basa en un mundo fantasioso lleno de aventuras insólitas y gran cantidad de locuras. Por su parte, el segundo, publicado en 1893 se desarrolla en el mundo real, específicamente durante la época victoriana.

Pueden apreciarse diversos personajes, quienes fueron ilustrados por Henry Holliday. Pese a ser una obra fantasiosa, el autor le dio una perspectiva bastante realista donde se puede apreciar religión, filosofía, moralidad y otras características de la vida cotidiana.

Índice()

    Personajes y narrador

    Tierrafuera, el País de los Duendes es el lugar en el que se centra la historia, Silvia y Bruno son los hijos del alcalde. De los personajes más importantes podemos destacar al doctor Arthur, quien ama a Mary Muriel Orme, Eric quien es el prometido de Mary, el profesor, el guardián, el alcalde, el canciller, un misterioso hombre de acento y aspecto alemán llamado Mein Herr y finalmente el mendigo, quien termina desempeñando un papel protagónico al develarse un acontecimiento que lo vincula con Silvia y Bruno.

    Cabe destacar qué además, el narrador es uno de los personajes que ese encuentra dentro de esta historia, participa en los hechos y también los relata, por lo que la narración es en tercera persona.

    Resumen Del libro

    El libro consta de dos partes, cada una con características y situaciones algo diferentes, por lo que se haré el resumen de cada parte de manera separada

    Primera parte

    Silvia y BrunoEl comienzo de la historia se da en un salón grande de desayunar, donde una protesta que reza “menos pan, más impuestos” se hace presente, allí se encuentra el ignorante narrador de la Plaza Pública, quien evidencia el gran descontrol.

    Fue el canciller quien contrató al grupo clandestino, quienes realizaron una “libre demanda”. Bruno tropieza con la rodilla del canciller en su intento desesperado de buscar a Silvia, mientras tanto, ella se encontraba escuchando atentamente el comunicado que expresaba un guardián, en el que se anunciaba el regreso del profesor.

    Estando ya en la biblioteca, el profesor les cuenta sus problemas comparándolos con “el tiempo horizontal” y “los problemas barométricos”, ellos aunque estaban confusos, seguían prestando atención a cualquier información por parte del profesor que les pudiera servir.

    El narrador emprende rumbo, con la intención de encontrarse con su amigo y médico Arthur para llevar a cabo una consulta. De camino en el compartimiento de trenes se encontró a una bella joven y mientras él leía una carta de Arthur, descuidadamente leyó en voz alta una de las frases finales que decía “¿Crees en el destino?”, la joven lo volteó a ver y sin querer soltó una pequeña sonrisa, que sirvió como excusa para entablar una amena conversación.

    Por otro lado, el canciller convence al alcalde para promover al guardián a Sub-Warden y al Sub-Warden a Vice-Warden, el guardián firmó aceptando los casos y se convirtió en jefe de Estado de Fairyland. Tras el engaño por parte del canciller, le fue asignado otro rol que le permitió acceder a poderes dictatoriales al vicejefe.

    Mientras tanto Silvia y Bruno, dirigidos por el jardinero, van tras un mendigo con la intención de regalarle una porción de pastel. El mendigo a cambio los llevó bajo tierra, una vez allí y en medio de muchas enredaderas con frutas y flores, el hombre se transfiguró y ¡resultó ser el verdadero padre de Silvia y Bruno! Él les propone un encuentro en Elfland y le enseña a Silvia dos medallones, uno de color rojo y otro de color azul.

    Silvia, en medio de su ingenuidad e inocencia escogió se decantó por el rojo, lo que ella no sabía es que con el azul “todos amarán a Silvia” y con el rojo “Silvia amará a todos”. Mientras esto sucede Bruno cae en la tentación de probar una fruta, a la cual no lo haya sabor y hace que no sienta satisfacción.

    Simultáneamente, cuando el narrador logra concretar su encuentro con el doctor Arthur, le contó sobre la hermosa mujer que conoció llamada Mary Muriel Orme, con quien mantuvo una agradable charla durante el trayecto. Arthur se ve sorprendido ya que conoce a esa mujer y le confesó al narrador que está perdidamente enamorado de ella. Todo causó un increíble giro en la historia de ambos, ya que éste se debía hacer a un lado para permitir a su amigo poder conquistarla.

    El primer volumen llega a su fin con Silvia y Bruno junto a las ranas ofreciendo un gran concierto, Mary se comprometió con Eric y Arthur le da la noticia al narrador de que viajará a la India. Todos éstos acontecimientos sorprendentes dejan mucha incertidumbre suelta, causando que el lector quiera responder a la pregunta ¿qué sucederá con esta historia?

    Segunda parte

    En el segundo volumen “volvemos al mundo real” de la mano de Silvia y Bruno, en esta oportunidad junto a nuevos personajes que se incorporan a la historia. En este volumen se profundiza más sobre acontecimientos de la vida sin dejar a un lado el toque de fantasía que al transcurrir los hechos se confunden la realidad con la fantasía que se reflejó en el primer volumen, dejando un aprendizaje que difícilmente pueda verse en la actualidad.

    Tras varias semanas en Londres el narrador dio con el prometido de Mary, quien le confesó que tal compromiso no se consumará, Arthur aun no lo sabe ya que se encuentra en Elveston. De regreso a casa el narrador se cruza con Silvia y Bruno en un parque, una vez en casa encontró un telegrama a nombre de Arthur donde él le pide que vaya a verlo.

    Partiendo para Elveston el narrador se vuelve a encontrar a Maty, quien le reveló la razón que forzó el fin de su compromiso con Eric. En el camino transcurren una serie de acontecimientos que incluyen a una dama que se queja de su marido bebedor, un granjero de nombre Willie, a quien Silvia y Bruno arrastran para que comience a hacer lo correcto.

    Finalmente, cuando el narrador logra llegar, se entera de que Arthur y Mary establecieron un compromiso. Tiempo después el narrador vuelve a encontrarse a Mary con un hombre de nombre Mein Herr. Para terminar, el narrador fue llamado al salón, Eric se tuvo un encuentro con Arthur, y Silvia y Bruno resuelven el misterio de los medallones, que terminaron siendo uno.

    Análisis del libro

    “Silvia y Bruno” nos hace ver diversas historias que se entrelazan en un mundo que se divide entre la fantasía y la realidad, en el que los personajes nos muestran sus sentimientos. La novela hace que el lector siga la trama motivado por todo lo que el narrador quiere mostrar, ya que hace parte de la historia y narra los acontecimientos de su amigo Arthur y la hermosa dama.

    El autor consigue enriquecer la imaginación del lector gracias a diversos sucesos fascinantes, uniendo dos mundos opuestos, el de fantasía y el de realidad, que logran relacionarse para darle sentido a la historia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir