Terra Nostra

Terra Nostra es una novela de 1975 escrita por el mexicano Carlos Fuente. La narrativa de tiempo dislocado, cubre veinte siglos de la cultura europea y americana, en el contexto de la construcción del Real Monasterio de San Lorenzo, también conocido como El Escorial, bajo los auspicios de Felipe II, constituyéndose en una emocionante manera de reflexionar sobre la historia.

Resumen de Terra Nostra

La novela empieza y termina en un París apocalíptico de 1999. Los 142 capítulos restantes tienen lugar principalmente en la España del siglo XVI y en sus áreas de influencia: América y el Mediterráneo.

El primer capítulo nos presenta a Polo Febo, joven manco y rubio, en el París de finales del milenio. Polo asiste al nacimiento de un niño con seis dedos en cada pie y una cruz roja grabada en la espalda. Recibe una carta firmada por Ludovico y Celestina en la que se dice que la llegada al mundo de ése niño había sido profetizada por un antiguo emperador romano;  y ordenan que se le dé el nombre de Iohannes Agrippa.

terra nostraEn un puente, Polo encuentra a una muchacha de labios tatuados que, más tarde, se sabe que se trata de Celestina; y cae al rio Sena. Tras él, Celestina arroja una botella verde sellada y comienza lo que da relación a las historias que componen la novela.

El acontecimiento desencadenante de la acción en la primera parte de la novela lo constituye la llegada, cinco siglos atrás, al Cabo de los Desastres, de tres jóvenes náufragos que ostentan los estigmas del niño que Polo ayuda a nacer en el primer capítulo: seis dedos en cada pie y una cruz roja en la espalda. Los tres náufragos, que llegan acompañados de tres botellas verdes, son recogidos sucesivamente por: La Señora, Isabel, esposa del Señor; la Dama Loca, madre de El Señor; y Celestina, el paje de la reina consorte.

El primero de los náufragos, cuyo nombre probablemente es Iohannes  Agrippa, se convierte en el amante de Isabel, se transforma luego en Don Juan y, tras seducir a Doña Inés, acaba por convertirse en estatua de piedra.

El segundo de los náufragos asume la personalidad de Felipe el Hermoso, el difunto marido de la Dama Loca, y se convierte así en el Príncipe Bobo, proclamado heredero por la reina consorte y obligado a contraer nupcias con la enana Barbárica. Su identificación con el fallecido marido de la Dama Loca le lleva a introducirse en su sarcófago y descansar allí junto al cadáver de Felipe. El tercero, el Peregrino, es llevado al palacio por Celestina, donde contará al Señor la historia de su viaje al mundo nuevo (segunda parte de Terra Nostra).

En “El viejo mundo” todos confluyen sobre el palacio-necrópolis de El Escorial, donde el Señor, caracterizado la imagen de Felipe II, espera la llegada de treinta féretros conteniendo los restos de sus antepasados. Todos se cuentan historias entre sí, y a través de ellas el lector va reconstruyendo el pasado de los personajes y el origen y naturaleza de sus conflictos.

La segunda parte de Terra Nostra, “El mundo nuevo“, es el relato que el Peregrino hace de su recorrido por tierras americanas y que reproduce libremente las crónicas del descubrimiento y conquista de América. Los primeros capítulos describen su travesía oceánica junto a Pedro, un viejo defensor de las utopías sociales; la llegada de ambos a la Playa de las Perlas, la muerte de Pedro, los encuentros del Peregrino con los nativos de la región y, principalmente, su viaje desde la costa del Golfo hasta Tenochtitlán, la capital del imperio azteca.

A lo largo de su viaje, el Peregrino sigue la ruta indicada por un hilo de araña que le tiende la llamada Señora de las Mariposas (una ruta que coincide con la de Hernán Cortés en su conquista de Méjico) y debe superar una serie de pruebas que se interponen en su camino. A su llegada a la capital, es recibido por el gran soberano azteca como el esperado dios Quetzalcóatl. Durante su estancia en Tenochtitlán el Peregrino da muerte al emperador y huye en una barca de serpientes.

En la tercera parte de la novela, “El otro mundo“, se presenta todo aquello que atenta contra el orden monolítico del Señor, representado en la primera parte. En “El otro mundo” se resuelven muchos de los enigmas presentados al comienzo de la novela, como el origen de los náufragos rescatados en la playa del Cabo de los Desastres.

Los tres resultan ser hijos de Felipe el Hermoso, padre del Señor, aunque de diferente madre. El primero es hijo de Celestina, violada por el rey padre el día de su boda, mientras que el segundo es hijo de una loba y el tercero de Isabel, la mujer del Señor.

El origen de estos tres náufragos estigmatizados y su reaparición en varios momentos de la historia occidental aparecen explicados en el manuscrito que el Señor encuentra en una de las misteriosas botellas verdes. Al parecer, el emperador romano Tiberio antes de morir había maldecido a su asesino, Agrippa Póstumo, condenándolo a resucitar multiplicado en el futuro con los rasgos físicos mencionados.

Ante la amenaza que representan los tres jóvenes, el Señor ordena su reclusión: el príncipe Bobo con la enana Barbárica en el monasterio de Verdín, Don Juan con sor Inés en una celda cubierta de espejos y el Peregrino en un calabozo junto a Ludovico y Celestina. El Señor decreta igualmente la inexistencia del Nuevo Mundo y reprime, a través de Guzmán, la rebelión popular de las comunidades de Castilla.

Progresivamente todos van abandonando al Señor. Isabel regresa a Inglaterra donde, en venganza por las penurias pasadas junto a su esposo, prepara la destrucción de la Armada Invencible. Ludovico y Celestina huyen también del palacio, al igual que Inés y Don Juan, quienes se embarcan en las carabelas de Guzmán hacia el Nuevo Mundo.

Allí la novicia se convertirá en Sor Juana Inés de la Cruz, Guzmán continuará su labor represiva y, en el extremo opuesto, Fray Julián asumirá la personalidad de Fray Bartolomé de las Casas y de Fray Bernardino de Sahagún.

El Peregrino también es obligado por Guzmán a huir hacia el mar. En su huida el azor de Guzmán devora uno de los brazos del Peregrino. En el manuscrito que encuentra en otra de las botellas verdes el Señor lee un momento de la historia entre Méjico y Estados Unidos en el que un joven guerrillero rubio es el protagonista. Julián, el pintor, confiesa al Cronista (Miguel de Cervantes) ser el narrador de toda esta historia y le pide que la escriba junto a la crónica de los últimos días del Señor.

Esta misma crónica es la que se presenta al lector en estos capítulos. Acosado por sus propios fantasmas, así como por los espectros de los reyes muertos enterrados en El Escorial, el Señor se pudre en vida, ensaya su propio funeral y es consciente de las operaciones para su embalsamamiento. Estando en el féretro, es llamado por un fantasma, asciende una escalera y reaparece en el Valle de los Caídos, convertido en un lobo.

El último capítulo de la novela se sitúa nuevamente en París, 31 de diciembre de 1999. En la habitación de un hotel se encuentra Polo Febo, uno de los últimos supervivientes de la especie humana en un mundo diezmado por el exterminio y poblado por los fantasmas del pasado.

En esa misma habitación había tenido lugar unos meses antes una partida de naipes entre los protagonistas de Rayuela (novela de Cortázar), Cien años de soledad (Novela de García Márquez), Pierre Menard (Cuento de Borges), Tres tristes tigres (novela de Cabrera Infante), El obsceno pájaro de la noche (novela de Donoso) y El siglo de las luces (novela de Carpentier).

A Polo le rodean en estos momentos finales algunos de los objetos más significativos que han aparecido a lo largo de la novela: las botellas verdes, las crónicas, unas tijeras de sastre, un cesto lleno de perlas, un sinfín de espejos, un cofre con los tesoros de la América antigua, una paloma muerta y una máscara de plumas.

Llaman a la puerta. Se trata de la muchacha de labios tatuados, Celestina. Polo y Celestina hacen el amor a las doce de la noche, es decir, en el mismo instante en que un milenio termina y uno nuevo comienza. Sus cuerpos se funden en un solo organismo andrógino, del que se espera habrá de surgir una nueva humanidad.

Análisis

En esta novela hay un viaje nada simple a través de diversos lugares y tiempos, en una búsqueda de los fundamentos que sustentan lo que hoy se conoce como cultura hispana. Es un trabajo que amalgama fantasía y realidad en un contexto histórico realista y con un discurso que va desde lo mítico hasta lo filosófico. Diversas culturas se ven reflejadas en torno a la construcción al tema pretexto, la construcción de El escorial por Felipe II de España. Es así como esto sirve de vehículo de un análisis profundo sobre el poder metropolitano español y su reflejo en las colonias americanas, en tiempos de los reyes católicos.

Género literario

Terra Nostra es una novela que se enmarca en un género amplio conocido como Realismo Literario, un estilo de hacer literatura que emerge de manera formal en la segunda mitad del siglo XIX como una respuesta al Romanticismo empalagoso y evasor de la realidad.

En el realismo, se intenta retratar la realidad con todo y la crudeza que pueda tener; no se trata de maquillar hechos ni presentar un mundo edulcorado como lo hacía el romanticismo. Con el realismo los problemas sentimentales de los protagonistas pierden relevancia y sólo sirven de excusa para elaborar un retrato complejo de su contexto social y sus problemas.

Casi un siglo después, los escritores de los que se conoce como el Boom de la literatura latinoamericana –dentro de los que se encuentra Carlos Fuentes- retoma el realismo social pero con una estética y una forma narrativa renovada.

En el caso de Terra Nostra, un realismo más particular que se desliza dentro del Realismo Mágico con ribetes de surrealismo, que se expresan, principalmente, en las diferentes mutaciones de los personajes a lo largo de la novela y la translocación del tiempo.

Personajes

  • Polo Febo. Joven manco y rubio, principal hilo conductor de la novela.
  • Pareja de Celestina al principio de la novela.
  • Chica del Labio tatuado. Paje de la reina consorte, pareja de Ludovico.  Violada por Felipe El Hermoso, da a luz al Primer Náufrago. Al final de la novela, termina en brazos de Polo.
  • Primer Naufrago. Es Iohannes Agripa, niño nacido en París en 1999, con seis dedos en cada pie y una cruz marcada en su espalda. Iohannes luego muta al primero de los náufragos que llega a ser amante de Isabel; posteriormente muta a Don Juan, que finalmente se convertirá en estatua de piedra. Al final se sabe que es hijo de Felipe El Hermoso con Celestina, producto de una violación.
  • Amigo del peregrino un viejo defensor de las utopías sociales,
  • Segundo Náufrago. En primera instancia se hace con la personalidad de Felipe II, el difunto marido de la Dama Loca, y se convierte así en el Príncipe Bobo, proclamado heredero por la reina consorte y obligado a contraer nupcias con la enana Barbárica. Su identificación con el fallecido marido de la Dama Loca le lleva a introducirse en su sarcófago y descansar allí junto al cadáver de Felipe. Al final se sabe que es hijo de Felipe El Hermoso con una loba.
  • Tercer Náufrago. quien luego deviene en El Peregrino, es llevado al palacio por Celestina, donde contará al Señor la historia de su viaje al mundo nuevo. Al final se sabe que es hijo de Felipe El Hermoso con Isabel, la mujer del Señor.
  • El Señor. Representa la imagen de Felipe II.
  • La Señora Isabel. esposa de El Señor.
  • La Dama Loca, madre de El Señor.
  • Guzmán. Conquistador, esbirro del rey Felipe.
  • Señora de las Mariposas. Mujer que tiene un hilo de araña que seguirá el Peregrino (Naufrago 3) que marca una ruta que coincide con la de Hernán Cortés en su conquista de Méjico.

Símbolos dentro del libro

Muchos teóricos convergen en afirmar que el gran simbolismo que condensa las motivaciones del escritor en esta novela es la imagen monumental de El Escorial, que simboliza las tensiones entre la implantación omnímoda de un imperio que se impone con la muerte, pese a soñar con la inmortalidad, pero al mismo tiempo, fluye hacia El Renacimiento, lo cual implica un humanismo que simboliza lo nuevo en el encuentro entre dos mundos, base fundamental del proceso colonizador español.

Frases célebres dentro del libro

  • Señor, España ya no cabe en España
  • Una vida no basta, se necesitan múltiples existencias para integrar una personalidad… puesto que un hombre o una mujer pueden ser varias personas mentalmente, pueden volverse varias personas físicamente: Somos espectros del tiempo, y nuestro presente contiene el aura de lo que antes fuimos y el aura de lo que seremos cuando desparezcamos”.
  • “Los naturales desconocían el caballo, la rueda y la pólvora; era fácil espantarles, pues tomaban a los jinetes por seres sobrenaturales, y a los arcabuces y cañones por cosa de magia. Vivían, además, sobre la disensión, los pueblos más débiles sometidos a los más fuertes, y todos a un emperador llamado Tlatoani, cuya sede era la ciudad laguna. Que perdiese cuidado el Señor: el poder de las armas servía al poder de la fe”.
  • “A su paso, la esforzada hueste española derrumbó ídolos, incendió templos y destruyó papiros de la abominable religión del Diablo. Tenía queja contra el fraile Julián, que entrometíase en intentaba salvar ídolos y papeles, pretendía que estos salvajes eran tan hijos de Dios como nosotros, y dueños también de un alma”.
  • “Miró con ojos inocentes los labios tatuados del paje y atambor e imaginó que en ellos se fundían, como los campos y las armas en un escudo, como los blasones y el viento en un pendón, las bocas deseosas de las otras mujeres; llegó a creer que el paje era las otras dos mujeres soñadas, resueltas en una nueva figura hermafrodita; si era mitad hombre y mitad mujer, el paje se bastaría a sí mismo, se amaría a sí mismo (…) Yo me llamo Celestina.”

Importancia en la literatura

Se trata de una obra monumental de historia novelada, ejemplo de una muy profunda reflexión sobre la cultura hispánica, donde a través de las emocionantes y pintorescas aventuras de sus personajes, se puede llegar a ver reflejada la constitución del poder y la opresión y el destino de los oprimidos, permitiendo entender el presente de España y los pueblos de América en el presente.

Comprar Terra Nostra en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba